"Muchas cosas me dieron en el mundo (...)"

Podría escribir metatrancas sobre el autorretrato: sobre la exploración de emociones, declaración de intenciones, argumento sobre quienes somos o quizás como aspiramos a ser comprendidos... Pero no sé, yo siempre he visto el autorretrato como ejercicio, como experimento fotográfico, porque es más factible y práctico tenerse uno mismo como modelo; y evidentemente uno puede usarse a su propio antojo sin límite de tiempo y sin lidiar con la gente...

Pero si es cierto que uno se explora al exponerse, ya que nunca es igual la percepción que tienes de ti misma a lo que ves en la realidad. Al fin y al cabo, ¿quiénes somos y qué hacemos aquí viviendo?

 

Precisamente este 2020, el Covid 19 trajo un obligado y necesario aislamiento. Aunque hay quienes ven la soledad con temor, yo siempre la he considerado atractiva, útil para un crecimiento personal. 

Como dijo la poetiza cubana Dulce María Loynaz: 

"Muchas cosas me dieron en el mundo: solo es mía la pura soledad"

 

Siempre pienso en ese poema sin nombre y este período me ayudó a explorar eso, lo que es puramente de uno mismo. Estos son algunos de los autorretratos que fueron ejercicios y maneras de aprender y dialogar quizás dentro de este período de aislamiento.